My title page contents

Latinoamérica, ¿El centro del poder mundial?

América latina.

por Jorge Uribe Piedrahíta
Comunicador Social/Periodista Colombia

Si un ser de otro planeta llegara a la Tierra en este momento, aseguraría que América Latina es la capital del mundo y la superpotencia universal; lo anterior se patenta en el vistoso listado elaborado por la Revista Time, acerca de las 100 personas más influyentes del mundo, ranking encabezado por Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil y en cuarto lugar el mediático presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Seguido a lo anterior, un titular de la agencia de noticias EFE, replicaba las palabras de Francisco Luzón, alto ejecutivo del Banco Santander, quien asegura que “América Latina tiene el mejor sistema financiero del mundo”.

Antes de esto, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional expusieron que la economía regional crecerá 4% y otro 4% en el 2011, es decir, cifras por encima de lo esperado por Estados Unidos, Europa y Japón.

Del colapso global a la recuperación

En uno de los informes del Banco Mundial sobre América Latina, se proyecta que Brasil será la estrella económica de la región en este año, seguido por Perú, Chile, Panamá y México; todo gracias a los altos precios de las materias primas y a las políticas económicas responsables de los gobiernos.

“Según el informe, Brasil crecerá un 5.5% en el 2010, mientras que las economías peruana, chilena, panameña y mexicana, crecerán entre el 4 y 5%. En el caso de Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Paraguay y Uruguay, tendrán índices de crecimiento entre el 3 y 4%”, explica Yony Salazar, economista de la Universidad EAFIT.

En relación con Venezuela y Bahamas, según el informe, obtendrán los peores resultados de la región, contrayéndose en un 2% en 2010. Sin embargo, ¿Cuánta realidad tienen estas cifras y valoraciones político económicas? ¿Es valido asegurar que América Latina es una de las regiones más privilegiadas del mundo?

Por ahora, es concreto exponer que estas indicaciones son sólo premoniciones frente a un panorama que va en mejoramiento continúo, pero que todavía mantiene rezagos de una de las peores crisis económicas vividas en las últimas décadas; por ahora el sentimiento de esperanza inició con la designación de Barack Obama como mandatario del país más importante de la Tierra, ya que los humanos tienen a encontrar superhéroes cuando las cosas andan mal.

La realidad del mundo está en las ideas innovadoras y vanguardistas de las empresas, la economía requiere de empresarios que le den prioridad a la globalización, a la comercialización de productos en ámbitos internacionales, a la productividad como un elemento diferenciador y a ubicar el factor humano como el dispositivo especial de las organizaciones de esta nueva década.

No se puede hablar de Latinoamérica superpotencia cuando en la región hay problemas profundos, tales como el desempleo, la hambruna, la pobreza, la desigualdad social y lo más relevante es que las naciones son llamadas subdesarrolladas.