My title page contents

¿Qué esperan los colombianos del próximo Presidente?

El Candidato Atanas Mockus y Juan M. Santos.

por Jorge Uribe Piedrahíta
Comunicador Social/Periodista Colombia

Antes de anularse la reelección presidencial, el debate giraba en torno a la continuidad de Álvaro Uribe, quien llegó al poder ante el fracaso del proceso de paz en el gobierno de Andrés Pastrana Arango. Para ese entonces la nación se unía para el elegir al superhéroe, un hombre con corazón grande y mano dura, quien prometió que antes de dejar de ser mandatario de Colombia acabaría con la FARC.

Para las elecciones de 2006, donde salió reelecto Uribe, la seguridad se impuso, los logros obtenidos con la Seguridad Democrática, le permitieron al Presidente de la República volver a ocupar el Palacio de Nariño, pues le devolvió la confianza inversionista y la tranquilidad a la mayoría de conciudadanos que se sintieron libres para desplazarse por todo el territorio.

En la actual campaña electoral, grandes novedades han divido la historia de partidismo colombiano; primero Noemí Sanín obtiene la candidatura del Conservatismo, Antanas Mockus repunta en las encuestas y es visto como el hombre del cambio.

Sin embargo, los votantes no están teniendo en cuenta las propuestas de gobierno, si así fuera, Gustavo Petro del Polo Democrático, Germán Vargas Lleras de Cambio Radical y Rafael Pardo del Liberalismo, estuvieran encabezando las encuestas de los medios de comunicación. Ya que Mockus y Santos, líderes de éstas, nunca han mostrado un plan de gobierno atractivo o coherente.

Mockus siempre se apega a la pedagogía ciudadana y Santos recurre a la alta popularidad de Uribe Vélez en el país. Ahora nos preguntamos con desconcierto ¿Cuáles son los motivadores de las elecciones presidenciales del próximo 30 de mayo?

Mockus: Entre la transparencia y la legalidad

Los analistas aseguran que Antanas es visto como el ser incorruptible que cambiará a Colombia. Sin polarizaciones políticas, más abogando por la neutralidad partidista, Mockus ha logrado emanar una candidatura basada en la renovación política y la transparencia.

La ventaja de este candidato es que centró su promoción política en las mentes jóvenes, quienes a través de redes sociales hacen manifestaciones a favor del aspirante presidencial. Si ellos hacen uso de su voto y participan en las jornadas electorales; las grandes maquinarias, la politiquería y el clientelismo, serán los grandes derrotados el 30 de mayo.

Sin Uribe no se percibe seguridad

Todos los candidatos centraron sus campañas en respaldar la seguridad democrática, olvidándose que éste es un proyecto de Uribe, y sin su padre a la cabeza, el vulgo siente que ya no es el gran tema para tratar en los debates y el gran perjudicado es Juan Manuel Santos, el candidato de la continuidad, quien no ha podido sostener el discurso de Uribe y se le exige planes para otros aspectos de orden civil.

Quizás al candidato del Partido de la U le favorecería una ofensiva de las FARC en algún territorio del país, pero este grupo es inteligente y sabe que debe alejar del concierto nacional todo tema que se relacione con la seguridad. Además, la intromisión de Chávez solicitó a gritos que los aspirantes muestren políticas claras frente a las relaciones internacionales.

La Seguridad Social

Después de que durante muchos años el tema central del pueblo fuera la exigencia a los políticos de poner en marcha proyectos de seguridad, hoy las peticiones van encaminadas en solucionar temas como el desempleo y la salud. Lo que motiva a que el próximo presidente, además de sostener la seguridad democrática y arrinconar a las FARC, debe implementar proyectos que mejoren la calidad de vida de los colombianos.