My title page contents

El ganador de las elecciones es INTERNET

Elecciones en Colombia y su impacto por el Internet, Mayo 2010.

por Jorge Uribe Piedrahíta
Comunicador Social/Periodista Colombia

Se aproximan las elecciones presidenciales en Colombia, pues el próximo domingo 30 de mayo, el país se vestirá de una de las jornadas más esperadas por los colombianos, los asesores de campañas, publicistas, críticos, analistas y medios de comunicación masivos de la nación.

Sin embargo, es importante resaltar en este punto de la semana, que una de las grandes musas para los “creativos” de las campañas presidenciales fue el Presidente de EUA, Barack Obama, y el domingo sabremos cuál modelo convenció más a la opinión pública, que finalmente se dejaron tentar por unas dudosas encuestas y la popularidad de algunos:

Germán Vargas Llegas, un plan de gobierno coordinado

Entre los candidatos, es el más coherente, decidido, transparente, equilibrado e inteligente. Vargas ha vendido su programa de gobierno con credibilidad. Sin embargo, perdió mucho tiempo en buscar contactos en Internet, la herramienta del siglo XXI, que muchos dejaron a un lado y otros optimizaron. Es un caballero, diplomático y elocuente. Su gran error fue haber dejado a la deriva a su partido político para profesionalizarse en países europeos durante los últimos años.

Antanas Mockus y sus pedagógicas políticas de Estado

El trabajo que realizó en las redes sociales, lo ubican como uno de los candidatos más posicionado entre la juventud, pero se olvidó de los votantes que no tienen accesos a Internet. Es un candidato inteligente, que vendió su imagen de hombre de cambio, de presidente transformador.

Posicionó su imagen de docente universitario, de intelectual que llega a Casa de Nariño a cambiar el sistema político que ha gobernado por 200 años. Algo similar a Obama en EUA, quien una vez ocupó la Presidencia bajó su popularidad, porque las expectativas sobre él eran más altas que sus logros reales.

Gustavo Petro, entre las chuzadas y el socialismo

Su fuerte ha sido mostrarse como el hombre más perseguido en el país; no tiene grandes seguidores en redes sociales, pero les responde en Twitter y ha sido calificado como uno de los hombres más inteligentes y habilidosos para responder en los mal llamados debates presidenciales.

Noemí Sanín, entre incoherencias y caprichos

Sus ademanes postizos y su forzado llamado a la unidad, la hacen ver como la candidata de las incoherencias, primero expresa que serán las mujeres la que la elegirán, pero opta por un vicepresidente del género masculino. El hecho de compararse con Margaret Thatcher o Michelle Bachelet, ha sido motivo de burla y crítica.

Rafael Pardo, Un liberal sumamente conservador

Las campañas de antaño, que implicaban hacer discursos en plaza pública, han imposibilitado al candidato a buscar otros medios como Internet. Ha sido un buen político y un excelente docente universitario, pero su discontinua actividad política no le permitirán llegar a ocupar la Presidencia de Colombia. Hubiese sido el gobernante perfecto durante la década de los 50s.

Juan Manuel Santos, el político sin identidad

El usar a Álvaro Uribe como el centro de su campaña, le resta credibilidad como mandatario autónomo; además, se centró en desacreditar la gestión de sus contendores, hecho que marcó su candidatura y lo califica como el candidato de la habladuría y la jugada negra. Su éxito radica en el amparo que hace al autollamarse el líder de la continuidad.

El ganador de estas elecciones fue el Internet, un medio masivo de comunicación, que por su cobertura y economía, permitió que algunos candidatos vendieran sus planes con acierto.