My title page contents

TE PARECES TANTO A CHÁVEZ, QUE NO PUEDES ENGAÑARME

 Elecciones en Medellin, Colombia.

por Jorge Uribe Piedrahíta
Comunicador Social/Periodista Colombia

Además de expresar públicamente que admiraba la democracia venezolana por elegir a un presidente como Hugo Chávez, se puede augurar que el candidato Antanas Mockus actuará casi igual que su ídolo venezolano.

Algún tiempo un sabio amigo me expresaba que en los fracasos y tropiezos se reconocía al buen perdedor y durante el discurso emitido por Mockus, el domingo 30 de mayo, después de conocerse los resultados de la primera vuelta, se vio un hombre cegado por la ira.

Al mejor estilo de Chávez, el personaje que juega en el centro, acompañado por un equipo de trabajo que se encontraba ebrio por el consumo exagerado de whisky; evidenció el futuro que le espera al país al recibir a un ser que es tildado de justo e innovador, pero peligroso para presidir la nación.

Su discurso, en vez de mostrar que estaba complacido por los resultados obtenidos hacia el nuevo Partido Verde, señaló la falta de dignidad e inteligencia para perder, hecho grave en un hombre que ha sobresalido por su superioridad mental.

Vimos a un candidato que ante los problemas serios o un fracaso, reacciona negando la realidad, evade las felicitaciones por el nivel alcanzado y promueve lemas que atentan contra la integridad de todo un pueblo. “tu vida vale”, gritaban en corrillo los asistentes liderados por el aspirante, ¿Acaso Juan Manuel Santos es un asesino?

¡Se pareció tanto al Presidente de la Cuba Sudamericana!

En vez de aceptar su incapacidad, optó por insultar al que lo derrotó. ¿Acaso ese es el cambio que busca el país? Además de irrespetar a su principal contendor, insultó a cada uno de los que votaron por él, alegando que los que no se adhirieron al Partido Verde, son unos corruptos.

Así mismo, y después de llamar hampones a los casi 7 millones de colombianos que optaron por Santos, atentó contra la integridad de los electores de otros candidatos, que como tampoco votaron por él, alguien les debió haber pagado para que eligieran a su candidato de predilección, pero ahora en sus propagandas políticas pide que voten por él y hasta se reúne con los candidatos que tuvieron que pagarle al pueblo para que asistieran a las urnas.

Siempre he admirado la inteligencia de este hombre, pero creo que el comportamiento y el discurso emitido el 30 de mayo, lo ubican como el firme sucesor de Chávez en las payasadas que protagonizará la política en los próximos años. “No soy hampón, ni mafioso, ni asesino, ni mucho menos alguien me pagó para que votara en las elecciones del 30 de mayo. Seguro no votaré por Mockus en la próxima jornada electoral que se realizará el 20 de junio”, expresa Luis Fernando Valencia Rodríguez, ciudadano colombiano.

Lo más dramático es que se tilda a Santos como el candidato de la propaganda negra, cuando fue él, quien llamó a la unidad nacional para gobernar los próximos años y pidió a los candidatos entregar sus mejores ideas para ponerlas en marcha y volverlas hechos tangibles.

Mockus me hizo recordar cuando estuve en Venezuela, y vi por las cadenas televisivas como Chávez ante el fracaso del primer referendo que le permitía perpetuarse en el poder, gritó sin ninguna consideración: “Revolucionarios de patilla, me las van a pagar”, en esa ocasión Chávez insultaba a sus propios adeptos, a quienes culpó de la falta de apoyo que recibió en las urnas.