My title page contents

¿Por qué Santos sería un buen presidente?

Juan Manuel Santos, Candidato a al presidencia de Colombia, 2010.

por Jorge Uribe Piedrahíta
Comunicador Social/Periodista Colombia

Como un político experto, buen economista, ambicioso, diligente, entusiasta, flexible y líder, es caracterizado Juan Manuel Santos Calderón, quien pertenece a una de las familias colombianas, más importantes de la historia y lleva muchos años de su vida moldeándose para ocupar el cargo que alguna vez lideró su tío Eduardo Santos Montejo.

Después de su arrasador triunfo en las urnas, durante la primera vuelta, Santos regresó a su segunda campaña electoral, convocando a los votantes de los candidatos perdedores, para que se adhieran a sus ideales y formen la Unidad Nacional. Al mejor estilo de su tío abuelo, quien mientras gobernó al país siempre sobresalió por su espíritu conciliador. “El santismo en Colombia es sinónimo de republicanismo, frentenacionalismo y pactos entre las élites”, indica Paula Uribe, politóloga.

Su discurso se aleja de las prácticas retóricas y se incluyen en una prosa suelta, sin metáforas, pero con términos directos. Lo anterior lo hace ver como un constructor de alianzas interpartidista.

En su afán de buscar la unidad democrática, Santos ha estado durante las últimas décadas, pisando todos los movimientos políticos, jugando papeles relevantes en cada gobierno que pisa el Palacio de Nariño y entregando su experiencia al servicio del país; con lo que logró en los últimos años convertirse en el gran luchador contra la guerrilla y Hugo Chávez, ya que fue bajo su ministerio en la cartera de la Defensa que dio de baja a Raúl Reyes, miembro del secretariado de las FARC y con la operación Jaque, rescató a 15 secuestrados entre los que estaba Ingrid Betancur.

Fue el último en llegar a las banderas del uribismo y terminó quedándose con el legado del Presidente. Cuando Álvaro Uribe se lanzó en 2002 a la Presidencia, se mostró opositor de su política, ya que el mandatario se había alejado de las cobijas liberales. Cuatro años después fundó el Partido de la U, que canalizó todas las bancadas del Presidente y le otorgó la reelección presidencial en 2006. Hasta el punto de hoy considerarse el candidato de la Casa de Nariño.

Fue representante de la Federación de Cafeteros a los 24 años de edad, cuando todavía el café era la principal exportación del país. Pasó a ser Subdirector de El Tiempo, periódico fundado por su familia y que ha ejercido gran influencia en la política nacional. Fue tres veces ministros, en las carteras de: Comercio Exterior, consolidando la apertura económica que lideró el Presidente César Gaviria; Hacienda, en la época más critica para el país, bajo el mando de Andrés Pastrana y Defensa Nacional, en los años gloriosos de la Seguridad Democrática de Álvaro Uribe.

Para un posible gobierno, Santos cuenta con la mayoría de las bancadas en el Congreso, exceptuando el Partido Verde y El Polo Democrático. Tiene influencia empresarial, mantiene buenas relaciones con los militares y domina los medios de comunicación.

Según los pronósticos, Santos será el nuevo presidente de Colombia, y desde cualquier punto de vista tiene un gobierno óptimo: Su mayoría en el Congreso, sus apoyos electorales y su actitud de buen gerente, lo califican como un buen gobernante para los próximos años del país.