My title page contents

Vargas Lleras ¿Un cambio radical?

Germán Vargas Lleras, candidato a la presidencia de Colombia por la formación derechista Cambio Radical.

por Jorge Uribe Piedrahíta
Comunicador Social/Periodista Colombia

Las fortalezas de Germán Vargas Lleras son: habla desde sus convicciones, su mensaje es claro, siempre es coherente con sus ideas, tiene la enorme capacidad de crear hechos políticos. Su gran diferenciador es que es un buen político, pero su reto es no ser tan político. Es un hombre franco y directo que sabe superar dificultades con naturalidad. Como dicen en la costa colombiana: “No se arruga con nada”. Es juicioso y serio con las propuestas y siempre responde con claridad e inteligencia.

Es nieto del ex presidente Carlos Lleras Restrepo, quien gobernó a finales de la década de los 60. Vargas ha estado metido toda su existencia en los mandos de poder del país, saboreando la victoria. Él reconoce que las próximas elecciones serán decisivas para su futuro político y el de su partido: Cambio radical, el que paradójicamente fue fundado por su contendiente Rafael Pardo.

Apoyo a Uribe desde su primera candidatura, al lado de Sanín, Pardo y Santos; Sin embargo, se apartó de la adhesión cuando Uribe decidió lanzarse a una posible reelección presidencial. Hoy se encuentra en una incongruencia, cuando los uribistas tienden a apoyar a Juan Manuel Santos.

En su carrera hacia el Palacio de Nariño, intentó simpatizar con el Partido Liberal y establecer una fusión entre este movimiento y el que él lidera; pero los liberales lograron mayor representación en el Congreso y no cerró el acuerdo antes de las elecciones legislativas de marzo. Por lo que prefirieron ofrecerle la vicepresidencia como fórmula de Rafael Pardo.

El coqueteo con Santos

La mayor crítica que ha recibido durante su candidatura es la posible alianza que busca establecer con Juan Manuel Santo, después de los intentos de acercamiento con Pardo; pero nadie comprende que para Lleras el Liberalismo es su casa materna y el Partido de la U de Santos, su coalición durante los últimos dos periodos presidenciales.

La diferencia con la unión de Mockus y Fajardo, es que ellos buscaban fortalecer una dualidad, Vargas busca establecer su colectividad, la que está en procesos de extinción por su poca participación electoral.

La única posibilidad de llegar al poder

“La alianza Vargas -Santos es necesaria, ambos serían una fórmula presidencial poderosa, encarnan el legado de Uribe y la representación de ambos en el Senado sería sinónimo de gobernabilidad y asimismo son dos miembros de familias colombianas tradicionales”, explica Luís Miguel Escobar, comunicador Social.

El peor error del candidato de Cambio Radical fue haberse alejado de las cobijas uribistas y permitido el fortalecimiento de Santos como sucesor. Además, se alejó del país durante varios meses para adelantar estudios en Europa, dejando a la deriva el futuro de su Partido y como director de la colectividad al Senador Rodrigo Lara Restrepo, que cada vez mostraba a Vargas como el opositor acérrimo del Gobierno.

Cuando regresó de su semestre sabático, halló a una colectividad dividida hacia los que preferirían a Álvaro Uribe y los que creían en un presidente como Germán Vargas. Santos por el contrario, ha permitido el fortalecimiento de la U y su inclinación hacia la herencia política de Uribe.